Publicado

Sin duda alguna, la alimentación es parte de aquellas actividades esenciales que todos los humanos deben realizar para vivir sanos. Gracias a la alimentación, hombres y mujeres mantienen una salud estable y los niños crecen fuertes.
En el presente artículo hablaremos en concreto sobre algunos alimentos que deben incluirse en nuestra alimentación con más frecuencia, puesto a que se ha demostrado que no todos los alimentos son indicados o recomendados para su consumo.
Un claro ejemplo de alimentos que no son recomendados son, de hecho, aquellos que se denominan como “comida chatarra”, y es que son altos en colesterol y grasas; una característica muy contraria a la que tienen las ensaladas, puesto a que, además de que son muy frescas, purifican y desintoxican nuestro organismo, además de aportar nutrientes como vitaminas y minerales.
¿Qué verduras son las más recomendadas?
Respondemos esta pregunta en la siguiente lista, la cual ha sido redactada en escala de mayor a menos de acuerdo a sus valores nutritivos e importancia en la alimentación diaria, observa detalladamente.
Brócolis
El brócoli, aunque ha adquirido una mala fama entre los niños por el sabor que tiene, es una de las verduras más nutritivas que hay, pues su alto contenido en vitaminas K y C ayudan a reducir los niveles de colesterol en el organismo, es de gran ayuda en la presión arterial y reduce considerablemente los niveles de azúcar en la sangre.
Espinacas
Al igual que el brócoli, la espinaca también no es la favorita de muchos niños, sin embargo, debe ser consumida por ellos al menos unas dos veces al mes, debido a que tiene un nivel elevado de vitamina K, lo cual los ayuda a desarrollar huesos fuertes y sanos. Del mismo modo, sus niveles de hierro y magnesio ayudan a que tengan músculos fuertes y su sistema nervioso trabaje en perfectas condiciones.
Zanahorias
La zanahoria, por su parte es una verdura que puede consumirse cruda, siempre y cuando esté bien lavada. Proporciona vitamina A al organismo, algo muy beneficioso para evitar problemas con nuestra visión.
Tomates
El tomate es, sin duda, la verdura más fresca que existe, es por eso que actúa como un poderoso antioxidante que previene terribles enfermedades como el cáncer. Además, al igual que la zanahoria, los tomates previenen problemas con nuestra visión.
Pimentones
Finalmente, los pimentones, que también son conocidos como morrones, actúan como antioxidantes, los cuales son denominados como capsantina, quercetina y luteína; los tres, al igual que las zanahorias y los tomates, previenen problemas con nuestra vista.
Desde luego, existen muchas otras verduras con muchas proteínas y vitaminas que merecen estar en esta lista, sin embargo, hemos decidido darte a conocer las más importantes de entre todas ellas. Esperemos que tomes muy en cuenta esta información y empieces a consumirlos con regularidad para que mantengas una salud estable.

Autor

Publicado

Cuántas veces nos hemos puesto a debatir con amigos y familiares sobre cuál es la más rica o la más saludable entre la carne roja y la carne blanca, y siempre terminamos sin llegar a un acuerdo. Pues bien, este es un tema de discusión que siempre tendrá lugar mientras existamos en este planeta.
Mientras otros defienden a los animales y repudian el consumo de carne, los especialistas en nutrición explican sobre la importancia que tiene el consumo de la carne en la digestión y alimentación humana, pues, al igual que muchos animales mamíferos, los humanos necesitan de los nutrientes de la carne para ser fuertes y/o evitar enfermedades.
Veamos en el presente artículo cuáles son los beneficios de consumo tanto de la carne roja como de la carne blanca. No podemos determinar cuál de las dos es más saludable o la más riesgosa, sin embargo, existen teorías de que la carne blanca es la menos riesgosa para la salud humana.
Beneficios del consumo de la carne roja
Para empezar, la carne roja provee de proteínas al organismo humano hasta en un 25%, además de nutrientes energéticos como el fósforo, el potasio, zinc y, principalmente, hierro. Todas estas propiedades permiten que los humanos crezcamos fuertes desde nuestra niñez, permitiendo fortalecer, a la vez, nuestras defensas contra diferentes tipos de enfermedades.
Entre estas enfermedades y afecciones del organismo que previene el consumo de la carne están la anemia, pues es rica en ácido fólico, ciertas proteínas y minerales. Además que los músculos, tanto en menores y mayores, se fortalecen y desarrollan con normalidad.
Ahora bien, es preciso resaltar qué carnes son consideradas como “carne roja” para que a futuro, ya sabiendo sobre todas estas propiedades, des más importancia a su consumo y lo incluyas en tu dieta, pero de manera balanceada. Es considerada como carne la roja, las carnes de ternera, res, cerdo, cordero, llama y alpaca.
Beneficios del consumo de la carne blanca
Por su parte, la carne blanca provee a nuestro organismo hasta un 28% de contenido proteico, lo cual se traduce en solo un 30% de grasa, dependiendo de la cocción a la que se sometió. Además de todo ellos, son fáciles de consumir y digerir, pues contiene potasio, yodo, zinc, hierro y fósforo; además de ser baja en colesterol, en comparación con la carne roja.
Para mencionar algunos tipos de carne blanca, tenemos a las carnes de pollo, pavo, pato, conejo y pescado. Todos ellos deben cocerse a una temperatura moderada para que no pierdan todas esas propiedades mencionadas en el anterior párrafo. Otras formas de cocinarse son hervidas, al vapor, a la plancha y a la parrilla.
Ahora bien, en un punto de comparación, muchas personas que cuidan su estado de salud y aman verse fitness, prefieren la carne blanca por el hecho de contener menos calorías o colesterol, además de que su sabor es neutro y agradable cuando no está sazonada y contiene poca sal.
Finalmente, es bueno considerar que el consumo excesivo de ambas carnes pueden provocar afecciones como una mala digestión que termina afectando al colon.

Autor

Publicado

Todos, alguna vez, se han sentido satisfechos después de comer algún tipo de carne animal, ya sea de res, pollo o pescado, sin la necesidad de probar algo de ensalada, arroz o fideo como acompañamiento. Comer solo carne puede que llene nuestro apetito, pero no es suficiente para nuestro organismo.
Si bien la carne ayuda a fortalecer nuestros músculos y por si sola aporta vitaminas, proteínas y minerales, acompañarla con algún tipo de ensalada ayuda a una fácil y beneficiosa digestión. Más allá de disfrutar el sabor que pueda tener cada ingrediente de una ensalada, los beneficios que traen consigo ayudan a relajar nuestro sistema digestivo, después de ingerir carne.
¿Por qué combinar carnes y ensalada de verduras?
Comer solo carne puede afectar a nuestro corazón, al colón o a la próstata, en el caso de los hombres; significa también la ingesta de bajos niveles de proteínas y calorías que facilitan la aparición de células cancerígenas.
La Organización Mundial de la Salud ha indicado en varias oportunidades que es necesario combinar ensaladas y carnes en nuestra alimentación para que nuestra digestión no se neutralice. Las ensaladas, de verduras en este caso, son un rico potencial de proteínas que segregan jugos digestivos altamente beneficiosos y que, a futuro, evitan subidas de peso. Las verduras cuidan nuestro corazón, regulan la función intestinal y aportan pocas calorías, las mismas que al complementarse con las calorías que aporta una carne, son suficientes para el organismo.
El consumo de ensaladas o vegetales traen consigo beneficios para nuestra salud. Evitan, por ejemplo, la anemia. Por otro lado, hidratan el cuerpo hasta refrescarlo y desintoxicarlo.

Verduras más beneficiosas
Entre las verduras más potenciales que podríamos incluir en nuestras ensaladas se encuentran el brócoli, las espinacas, las arvejas, la remolacha, las zanahorias, la cebolla, el ajo, el pimentón o morrón, el coliflor y el pepino.
Pero, ¿Qué combinaciones son las más indicadas entre carnes y verduras?
De acuerdo a diversas páginas y libros sobre salud alimenticia, cualquier carne es beneficiosa si está acompañada de ensalada. Lo único que se debe tomar en cuenta es que todo en exceso es dañino, por tal motivo es necesario recalcar que tanto la cantidad de carne como la de ensalada en un plato de comida debe ser equitativo no en proporciones iguales: más ensalada menos carne.

Autor
Categorías

Publicado

Es inimaginable que un casino prescinda de alimentos y bebidas, puesto a que es una gran estrategia para atraer a más clientes y conservar a quienes ya lo son. Muchos casinos en el mundo, por no decir todos, ofrecen alimentos y bebidas a sus clientes para que se mantengan activos durante el juego y disfruten de su estadía.
Desde bocaditos hasta platos que reluzcan el arte culinario, los alimentos pueden o no ser gratis, dependiendo de la decisión del propietario de cada casino. Lo mismo sucede con las bebidas, que podrían ser desde jugos exquisitos hasta cocteles de todos los tipos.
Menús, bufets y bocaditos
Los propietarios de casinos deben contratar destacados profesionales en gastronomía para que todos los alimentos y bebidas ofrecidas a los clientes sean de calidad. Mientras más satisfechos estén los clientes, más veces visitarán el casino e invitarán a más personas; no por nada se dice que la gastronomía puede ser una gran estrategia de marketing.
Los bufets deben variar constantemente y pueden adecuarse a diferentes temáticas y fechas festivas a lo largo del año, aquí destaca bastante la habilidad culinaria de cada gastrónomo. Sin duda, cada bufet debe incluir una variedad de carnes, guarniciones, ensaladas de verduras y frutas, postres y bebidas con y sin alcohol.
No todos los clientes que asisten periódicamente a los casinos tienen los mismos gustos, además algunos deben cumplir con recetas y recomendaciones médicas y otros puede que estén siguiendo una dieta específica. Esto significa que los menús deben considerar y contemplar una amplia y variada carta de platos y bebidas.
Hay una infinidad de bocaditos, entre dulces y salados, que pueden ofrecerse a los clientes. Estos pueden servirse mientras se desarrolla una partida, en los pasillos y en las diferentes salas de juegos con los que cuente un casino.
Atención de calidad
Para que los clientes jueguen sus partidas y confraternicen con sus compañeros sin ningún inconveniente, es necesario que haya un personal específico que se encargue de llevar las cartas o menús hacia los clientes, ofrezcan promociones y constantemente acerquen los bocaditos a cada mesa o máquina.
Es importante que los clientes, sean potenciales o no, se sientan cómodos en las instalaciones de un casino.
El papel importante de las bebidas
En cuanto a bebidas, los clientes pueden o no gustar de los tragos o cocteles, por lo que es importante ofrecer jugos naturales, así como agua purificada con o sin gas.
Hay que considerar que los casinos han obtenido la fama de ser sitios donde la gente también se cita con sus amigos y parientes para compartir bebidas, por lo que se debe ofrecer todo tipo de tragos y cocteles, sin excluir otras bebidas como la cerveza y el vino.
Puede que algunos de los consejos dados en este texto suenen obvios, pero comúnmente son olvidados o no tomados en cuenta, por lo que hay casinos poco frecuentados o que han perdido a sus clientes más importantes por no comprometerse con un servicio de calidad.
Dato curioso
En países como Estados Unidos ya se han abierto casinos que se dedican exclusivamente a la gastronomía o relacionan cada juego de mesa con los alimentos y bebidas. Desde apuestas por los platos y postres más deliciosos hasta alimentos usados como fichas, cartas y dardos.
El mundo de los casinos es cada vez más impresionante gracias a la creatividad de sus propietarios y al ingenio que tienen para atraer a más clientes. Las estrategias de marketing vinculadas al mundo de la gastronomía en lugares divertidos como los casinos han resultado exitosas. Si eres propietario de un casino, apuesta por alimentar a tus clientes más frecuentes y así podrás convertirlos en los jugadores más destacados.

Autor
Categorías ,

Publicado

La carne es uno de los alimentos primordiales dentro de una dieta saludable para las personas y a pesar de las opiniones diferentes con respecto a su consumo y el pensamiento sensible con respecto al sacrificio de los animales que la proveen este alimento es imprescindible para toda circulo alimenticio, así como en la de los animales mismos.
Si bien la carne es uno de los componentes básicos dentro la dieta humana, el consumo de esta no debe ser exagerado sino controlado, porque a pesar de ser necesario su consumo cuando este rebasa los limites es en muchos casos contraproducentes llegando a causar serios problemas en la salud. Entre las carnes más comunes tenemos la de vacuna, la de cerdo, la de cordero y oveja, la de pollo y otras aves y la de pescado, tanto azul como blanco. Estas carnes se dividen en dos grupos primordiales, la carne roja y la blanca.
Carne roja
Generalmente, cuando charlamos de carne roja nos referimos a productos que proceden de mamíferos como las vacas, los cerdos, los caballos, las ovejas o bien los corzos, de forma especial cuando estos son adultos. Sin embargo, existen variantes que se deben explicar más profundamente como que la definición de la carne roja se atribuye a su elevada concentración de mioglobina, una proteína propia de los mamíferos que está implicada en el procesamiento del oxígeno y que guarda una angosta relación con la hemoglobina de los glóbulos colorados.
Entre estas carnes tenemos la bóvida, la porcina y la ovina, que incluye la de oveja y la de cordero.
Carne blanca
En comparación con las carnes rojas, las blancas son parcialmente pobres en mioglobina y consisten sobre todo en fibras musculares llanas. De modo general podemos aseverar que se llama carne blanca a toda la que no proceda de un animal mamífero.
El término “carne blanca” definir estas carnes como carnes blancas puede ser equivocado sin embargo es una forma general de definir quizá su apariencia y calidad en nutrientes y por esta generalidad es que precisamente se puede incluir en la categoría de comestibles variadísimos es decir que puedan de la misma manera contribuir con los mismos nutrientes, pero no en la misma cantidad.
Entre estas carnes tenemos la del pollo y de otras aves, pescado azul, pescado blanco y distintos peces como crustáceos y mariscos que pueden ser incluidos.
El consumo de carnes roja y blanca por su utilidad
Las carnes rojas y viseras contienen más cantidad de hierro que las blancas. También contienen en general más grasa y mayor cantidad de purinas. Por ello son mayores sus nutrientes, así como también el riesgo en su consumo, el consumo continuo de estas carnes no es recomendable, por lo contrario, se debe consumir de dos a tres veces por semana y por mes unas 6 veces.
Llegados a este punto se considera más saludable el consumo de carne blanca, ya que ésta posee similar valor nutricional, pero contiene menos grasa y menos purinas, reduciendo las probabilidades de contraer una posible enfermedad.

Autor
Categorías