Todo lo que debes saber sobre las carnes roja y blanca

Publicado

Cuántas veces nos hemos puesto a debatir con amigos y familiares sobre cuál es la más rica o la más saludable entre la carne roja y la carne blanca, y siempre terminamos sin llegar a un acuerdo. Pues bien, este es un tema de discusión que siempre tendrá lugar mientras existamos en este planeta.
Mientras otros defienden a los animales y repudian el consumo de carne, los especialistas en nutrición explican sobre la importancia que tiene el consumo de la carne en la digestión y alimentación humana, pues, al igual que muchos animales mamíferos, los humanos necesitan de los nutrientes de la carne para ser fuertes y/o evitar enfermedades.
Veamos en el presente artículo cuáles son los beneficios de consumo tanto de la carne roja como de la carne blanca. No podemos determinar cuál de las dos es más saludable o la más riesgosa, sin embargo, existen teorías de que la carne blanca es la menos riesgosa para la salud humana.
Beneficios del consumo de la carne roja
Para empezar, la carne roja provee de proteínas al organismo humano hasta en un 25%, además de nutrientes energéticos como el fósforo, el potasio, zinc y, principalmente, hierro. Todas estas propiedades permiten que los humanos crezcamos fuertes desde nuestra niñez, permitiendo fortalecer, a la vez, nuestras defensas contra diferentes tipos de enfermedades.
Entre estas enfermedades y afecciones del organismo que previene el consumo de la carne están la anemia, pues es rica en ácido fólico, ciertas proteínas y minerales. Además que los músculos, tanto en menores y mayores, se fortalecen y desarrollan con normalidad.
Ahora bien, es preciso resaltar qué carnes son consideradas como “carne roja” para que a futuro, ya sabiendo sobre todas estas propiedades, des más importancia a su consumo y lo incluyas en tu dieta, pero de manera balanceada. Es considerada como carne la roja, las carnes de ternera, res, cerdo, cordero, llama y alpaca.
Beneficios del consumo de la carne blanca
Por su parte, la carne blanca provee a nuestro organismo hasta un 28% de contenido proteico, lo cual se traduce en solo un 30% de grasa, dependiendo de la cocción a la que se sometió. Además de todo ellos, son fáciles de consumir y digerir, pues contiene potasio, yodo, zinc, hierro y fósforo; además de ser baja en colesterol, en comparación con la carne roja.
Para mencionar algunos tipos de carne blanca, tenemos a las carnes de pollo, pavo, pato, conejo y pescado. Todos ellos deben cocerse a una temperatura moderada para que no pierdan todas esas propiedades mencionadas en el anterior párrafo. Otras formas de cocinarse son hervidas, al vapor, a la plancha y a la parrilla.
Ahora bien, en un punto de comparación, muchas personas que cuidan su estado de salud y aman verse fitness, prefieren la carne blanca por el hecho de contener menos calorías o colesterol, además de que su sabor es neutro y agradable cuando no está sazonada y contiene poca sal.
Finalmente, es bueno considerar que el consumo excesivo de ambas carnes pueden provocar afecciones como una mala digestión que termina afectando al colon.

Autor